brújula´1.jpg

Nuestra historia

El 24 de enero del 2011, en un pequeño departamento del corazón de Barcelona, y junto a Meritxell Ortiz -la persona que no solamente me ha acompañado desde el inicio en esta gran aventura, sino que siempre ha tenido la frase adecuada en las decisiones más importantes de mi vida-, se puso en marcha el proyecto de La Brújula del cuidador. Entre nuestras manos sosteníamos con delicadeza La brújula del cuidador, un libro que, a día de hoy, sigue conteniendo entre sus hojas un "polvito" de magia y esperanza; un libro que, además de ayudar a encontrar un rumbo y una brújula a miles de personas, nos ha servido para poder acercarnos a cada una de vosotras y vosotros. Luego nacieron sus hermanos, con la misma fuerza y entusiasmo: Convivir no es de locos y Vive tu sueño y no sueñes su vida. ¡Más de 6.000 ejemplares vendidos, más de 6.000 regalos envueltos de alegría, más de 6.000 gracias!

Recuerdo que en aquel momento, acompañados de una exquisita taza de té verde marroquí, fuimos conscientes de que teníamos los ingredientes principales para que este proyecto fuera todo un éxito: nuestra ilusión y vuestra fe. Lo demás nos lo daría la experiencia. Hoy nos hemos dado cuenta que estábamos en lo cierto. Desde entonces aquel pequeño departamento, que meses después tuve que reinventar en otro lugar y después en otro, puesto que el ciclo de la vida es una continua renovación tanto de lo personal como de lo impersonal, nos ha acompañado de alguna forma u otra. Son las marcas agradables de nuestro pasado que nos han ayudado a conducir nuestro presente con más seguridad y confianza.

Y entre esas marcas, imborrables por lo mucho que significan tanto para mí como para el equipo, también se encuentran las pinceladas de los primeros borradores; las primeras publicaciones en facebook, twitter e instagram; las personas que durante algún tramo de este viaje formaron parte de este maravilloso equipo de La Brújula del cuidador; las lágrimas y las sonrisas compartidas con vuestras historias; los diferentes talleres y seminarios; vuestros correos personales con sinceras muestras de gratitud; o bien las incontables horas que le hemos robado al sueño para poder estar a vuestra altura, porque si de algo estamos convencidos es que os merecéis lo mejor. Ahora bien, si existe una cosa que realmente nos ha marcado durante todo este tiempo no ha sido otra cosa que vuestra GENEROSIDAD y vuestro AMOR. Esa es nuestra recompensa.

Por otro lado, hoy sé que camino junto a los mejores, y sé que acompañamos a los mejores, que sois cada uno de vosotros/as. Y cuando digo que camino junto a los mejores me refiero a personas como Raúl Romero, un viajero sediento de nuevas experiencias, cuya exquisitez en la escritura nos sirve para que día a día nos invite a vivir nuestros sueños con maravillosas reflexiones. También hablo de Meritxell Ortiz, que nos regala su sonrisa y su positivismo ayudándonos con cada gesto a ser mejores. O bien Vicenç C.Latorre, un auténtico torrente de energía e inspiración dentro del área de formación. Ellos, con su colaboración, son el corazón de este proyecto. Desconozco muchas cosas, pero si alguna cosa sé es que cada uno de ellos son imprescindibles en La Brújula del cuidador, y cada una de vosotras sois imprescindibles para ellos, porque sin vosotros/as este maravilloso sueño no podría cumplirse. Simplemente os puedo decir una cosa: ¡¡Gracias a todos!!

Raül Córdoba

-

Nuestros libros: